José Cueli: Rumba Puma

Cristian de Hoyos flamenca de la flamenquería catalana, magia de magias rumbera, se vistió de futbolista del equipo Barcelona, por una parte y, por la otra, de Puma universitario. Todo esto, en el Camp Nou, en el que no cabía ni una mosca más, vibrando en el instante de aprisionar en unos pases el ritmo de la furia española futbolera tornada rumba flamenca, vibrante y que escondía su amor por el pintor aragonés. ¡Goya, goya! Rumba flamenca “engoyada” al son de estar y no estar en la contemplación de la obra del inmortal pintor al que los universitarios recordamos a todas horas en el interminable ¡Goya!

José Cueli: Rumba Puma
José Cueli: Rumba Puma | Fuente: La Jornada
C

ristian de Hoyos flamenca de la flamenquería catalana, magia de magias rumbera, se vistió de futbolista del equipo Barcelona, por una parte y, por la otra, de Puma universitario. Todo esto, en el Camp Nou, en el que no cabía ni una mosca más, vibrando en el instante de aprisionar en unos pases el ritmo de la furia española futbolera tornada rumba flamenca, vibrante y que escondía su amor por el pintor aragonés. ¡Goya, goya! Rumba flamenca engoyadaal son de estar y no estar en la contemplación de la obra del inmortal pintor al que los universitarios recordamos a todas horas en el interminable ¡Goya!

Barcelona tierra de los más vivos y peregrinos contrastes, la dulce melancolía de su mar mediterráneo y la penetración de los espíritus, pervivencia en la fuerza de los jugadores que se batían en la cancha, impregnados de derrochada alegría del cielo catalán, con su brusco soñar, proyección sobre ellos que se tornaba sabedora de los siglos, retina de la fiebre de reformas en nuestro tiempo, logrando alquilar en Barcelona tu propio espíritu, su lengua, que le permite imprimir su sello peculiar que la diferencia de España siendo España y la hacen inmortal y fascinadora.

Barcelona tenía que ser dentro de España, Barcelona. Alma de su origen y tradición que nunca se continuaba al enlace con el espíritu de la Iberia arqueológica.

Garra y perfume especial que da a la Costa Brava, nunca desvanecida su carácter, hieratismo sugerente que se esconde, pero aletea tras una forma de ser, trabajadora y persistente, que el mundo contempla hechizado entre derramas de púrpura y velos de fuego. Abrirse al espacio desconocido de la entrega.

Al morir la tarde en el partido, la contemplación de los Pumas universitarios de la pintura goyesca que le ofrecían los pájaros catalanes y las mariposas al paso de las bellas de ojos grandes y bocas frescas salpicadas de aire, tierra y espuma mediterránea, que les hacían sufrir en placentero encuentro de una historia mitológica, fantástica, sobrenatural, que bajo las notas de las tinieblas catalanas convidaba al reventón y se enlazaban con la arqueología mexicana en un ritmo futbolero que más bien era un ballet.

Los Pumas universitarios románticos tan dados como somos a las añoranzas y a las nostalgias, al taco y al mariachi, afirmamos nuestra inescrutable posición del destino en el aire impalpable al de la saeta melancólica de ida y vuelta con ritmo ranchero, los Pumas competidores sufrieron y gozaron la rumba que bailaron los catalanes y, felices de la vida, se integraron.

Qué maravilla es la magia de la flamenquería integrada al sentir Puma, que contempla y enseña a su voz su interior.