Elena Poniatowska: Parque Protasio Tagle, en el abandono

Protasio Tagle, militar y jurista, seguramente desenvainaría su espada para podar las ramas y los matorrales del parque que lleva su nombre en el sur de la Ciudad de México, entre la avenida Miguel Ángel de Quevedo y la avenida Universidad.

Elena Poniatowska: Parque Protasio Tagle, en el abandono
Elena Poniatowska: Parque Protasio Tagle, en el abandono | Fuente: La Jornada
P

rotasio Tagle, militar y jurista, seguramente desenvainaría su espada para podar las ramas y los matorrales del parque que lleva su nombre en el sur de la Ciudad de México, entre la avenida Miguel Ángel de Quevedo y la avenida Universidad.

El economista, doctor Ignacio Chávez de la Lama, autor del libro Reforma y planificación universitarias, nieto del célebre cardiólogo y rector Ignacio Chávez, siempre se preocupa por los árboles y las plantas de su rumbo, y los cuida como la niña de sus ojos. Ahora, su pendiente es el parque Protasio Tagle, frente a su casa, en las calles de Arenal e Ignacio Allende que, además, llega a la avenida Miguel Ángel de Quevedo, uno de los rumbos más intelectuales del sur de la Ciudad de México, ya que ahí se levantan varias de las mejores librerías de la capital.

A este parque lo pueblan mil 500 árboles añosos que el doctor en economía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) ha contado y cuidado uno por uno. Así como su abuelo, Ignacio Chávez, fundó y cuidó el Instituto Nacional de Cardiología, y su padre fue un muy distinguido cardiólogo y director del Instituto de Cardiología, el economista y catedrático de la UNAM Ignacio Chávez de la Lama se ha caracterizado por el cuidado del parque frente a su casa.

Responsable de la vida ciudadana en torno al parque, Chávez de la Lama se preocupa por cada árbol y cada planta.

En una época, lo encontraba yo también en el parque frente al Monumento a la Revolución, que él recorría todas las madrugadas. Ahora lo hace en el parque Tagle, y muchas veces hasta se desespera por el abandono en el que encuentra a los árboles. Según él, no se riegan suficientemente, y el poco cuidado que se les da es con agua tratada. Algunos pordioseros acostumbran convertir las bancas en su casa y cama.

El parque, como todos saben, es una manifestación de cultura y, por si fuera poco, está situado al lado de dos centros culturales al que acuden muchos lectores y jóvenes universitarios.

En el anterior proceso de presupuesto, las colonias Florida, Hacienda Guadalupe Chimalistac, San Ángel Inn y Chimalistac presentaron una veintena de proyectos para revertir el estado de las áreas verdes de la zona, pero los resultados no fueron lo que esperaban los vecinos.

Hay plagas abundantes de hongo, insectos y bacterias, y todos éstos se hacen visibles en la corteza de los cedros del mismo parque, que se ve muy lastimada.

La alcaldía debería reponer las tomas de agua y rehabilitar la red de riego. Esta red proporciona agua a todos los parques de Chimalistac, pero olvida al de Protasio Tagle.

¿Qué razón hubo para no incluirlo? Los vecinos lo han pedido a la alcaldía Álvaro Obregón, al gobierno de la Ciudad de México y al servicio de agua de la Ciudad de México pero no han obtenido respuesta de nada.