Carlos Fernández-Vega: México SA

Parece que los gobernadores y presidentes municipales del país no encuentran “otra salida” que endeudarse hasta la coronilla (obvio es que la factura la cubren sus respectivas poblaciones) y, por lo mismo se “comen” las participaciones y aportaciones federales para intentar dar servicio a ese endeudamiento que no tiene fin ni mayores beneficios para los habitantes de esas demarcaciones. A estas alturas, sólo una entidad (Tlaxcala) no está endeudada, pero el resto se ha dado vuelo.

Carlos Fernández-Vega: México SA
Carlos Fernández-Vega: México SA | Fuente: La Jornada
Foto
▲ Partidarios celebraron en Bucaramanga, Colombia, que el ex guerrillero Gustavo Petro ganó la segunda vuelta de las elecciones presidenciales.Foto Ap
P

arece que los gobernadores y presidentes municipales del país no encuentran otra salida que endeudarse hasta la coronilla (obvio es que la factura la cubren sus respectivas poblaciones) y, por lo mismo se comen las participaciones y aportaciones federales para intentar dar servicio a ese endeudamiento que no tiene fin ni mayores beneficios para los habitantes de esas demarcaciones. A estas alturas, sólo una entidad (Tlaxcala) no está endeudada, pero el resto se ha dado vuelo.

El Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP) de la Cámara de Diputados presenta el siguiente balance: “Durante los últimos 14 años (2007-2021),la deuda subnacional (estados y municipios) presenta una tendencia estrictamente creciente (es decir, avance año tras año) en términos nominales, pasando de 186 mil 470 a 666 mil 824.2 millones en el periodo, crecimiento de 257.6 por ciento. En el detalle, el CEFP (Obligaciones financieras de las entidades federativas de México: primer trimestre de 2022) explica que el saldo de la deuda subnacional al primer trimestre de 2022 se ubicó en 657 mil 886.3 millones de pesos, que representa un decremento de 8 mil 937.9 millones (-7.3% en términos reales) respecto del cuarto trimestre del año anterior. Entre las entidades federativas que más contribuyeron a la baja de ese débito están Michoacán, Ciudad de México, Tabasco, Sonora y Durango.

Los gobiernos estatales son los mayores tenedores de deuda subnacional (87.7 por ciento del total contratado),con 576 mil 651.6 millones. En seguida se encuentran los entes públicos estatales (6.4 por ciento),los municipios (5.6 por ciento) y sus entes públicos, cuya participación es menor a uno por ciento. Por tipo de acreedor, explica el CEFP, se observa que la banca múltiple tiene una presencia predominante, al concentrar más de la mitad (54.8 por ciento) del crédito otorgado; la banca de desarrollo participa con 36.2 por ciento; las emisiones bursátiles 7.6 por ciento; y otros conceptos, como fideicomisos, 1.4 por ciento.

En términos de deuda por habitante por entidad federativa, destacan cinco por presentar montos más de dos veces superiores al promedio subnacional de 4 mil 816.3 pesos: Nuevo León, con 15 mil 034.1; Chihuahua, 13 mil 255.9; Quintana Roo, 12 mil 804.1; Coahuila, 11 mil 762.5; y Ciudad de México, 10 mil 322.7. Como proporción de su producto interno bruto estatal (PIBE),resalta una entidad federativa por presentar una deuda casi tres veces mayor al promedio subnacional de 2.7 por ciento: Quintana Roo, con un saldo de la deuda de 7 por ciento. Asimismo, también destacan Chihuahua (6.1); Chiapas (5.6),y Coahuila y Nuevo León (4.7 cada uno).

En términos del endeudamiento como proporción de sus ingresos totales, sobresale Nuevo León por presentar un indicador más de tres veces superior al promedio subnacional de 25.4 por ciento, siendo el mismo de 77.5 por ciento de sus ingresos totales. Asimismo, por el monto de sus indicadores destacan: Coahuila, con 68.3 por ciento; Quintana Roo, 66.5: y Chihuahua, 64.7. Estas mismas entidades son las más endeudadas respecto a sus ingresos por participaciones, con proporciones que oscilan entre 171.6 y 156.9 por ciento, más de dos veces y medio mayores al promedio subnacional.

Entre las entidades federativas que resaltan por el nivel de afectación de sus participaciones están la Ciudad de México, con el 100 por ciento; Nuevo León, 99; Coahuila, 90.2; estado de México, 86.6; y San Luis Potosí, 86.4, todas significativamente por encima del promedio subnacional. El nivel de concentración de la deuda subnacional en unas pocas entidades federativas es importante, pues al primer trimestre de 2022 sólo cinco de ellas concentran 51.3 por ciento: Ciudad de México, con 92 mil 767.8 millones; Nuevo León, 86 mil 602; estado de México, 59 mil 130; Chihuahua, 51 mil 305.2; y Veracruz, 47 mil 661.4. Entre los estados que destacan por su bajo nivel de débito están: Tlaxcala (que no cuenta con endeudamiento a este trimestre),Querétaro, Baja California Sur y Campeche, cada uno con débitos inferiores a 3 mil millones.

Las rebanadas del pastel

Rabioso, convulsionado y al borde de la lágrima, el cada día más desprestigiado Mario Vargas Llosa asegura que los colombianos han votado mal al elegir a Gustavo Petro como su presidente, lo que en castellano simple, las ácidas palabras del escritor quieren decir que votaron a la perfección y con la mira puesta en el futuro.