CNDH ve preocupante trato igualitario entre militares y víctimas de la Guerra Sucia

Señala que el ejército debería reconocer su culpa y avanzar para reafirmar su esencia popular, lo que constataría su compromiso con la transformación que vive actualmente el país

CNDH ve preocupante trato igualitario entre militares y víctimas de la Guerra Sucia
CNDH ve preocupante trato igualitario entre militares y víctimas de la Guerra Sucia | Fuente: El Sol de México

Luego de que este miércoles se iniciaran los trabajos para intentar esclarecer los delitos cometidos por militares durante el periodo conocido como la Guerra Sucia, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) manifestó su preocupación por el trato igualitario que se pretende dar a soldados y víctimas.

El día de ayer, el gobierno federal autorizó la apertura de archivos militares correspondientes a los años de 1965 a 1990, período que comprende la llamada Guerra Sucia y con lo cual se pretende esclarecer qué sucedió y así las víctimas y sus familiares puedan acceder a la reparación integral de los daños y al derecho a la memoria.

Te puede interesar:Segob pide a la FGR reabrir 245 casos de la Guerra Sucia

En su posicionamiento sobre el caso, la CNDH ve como “preocupante” que las autoridades pretendan equiparar a las víctimas de violaciones de derechos humanos, con los militares, a quienes se les acusa de haber cometido algunas de las vejaciones referidas.

“Nos preocupa que, tratándose de una investigación sobre violaciones graves de derechos humanos cometidos por el Estado a través de miembros del Ejército, se pretenda equiparar a las víctimas de esas violaciones con los soldados que cometieron esas violaciones y que, si bien pudieron haber caído en esas acciones, de modo alguno pueden tener el mismo tratamiento de quienes sufrieron vejaciones, detenciones arbitrarias, violaciones graves, ejecuciones extrajudiciales, desaparición forzada, tortura, etc.” apuntó.

Ejército debe aceptar sus errores

Desde el punto de vista de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos sería más honroso para la integridad del cuerpo militar reconocer dichas violaciones, pues “reafirmaría su esencia popular y reformaría su compromiso con la transformación que vive actualmente el país”.

Al respecto, la CNDH reiteró la necesidad de que las autoridades del Estado tomen las medidas necesarias para el pleno esclarecimiento de los hechos ocurridos durante la llamada Guerra Sucia, y de esta manera se construya una relación cercana y empática con las víctimas y colectivos de víctimas.

“Donde se adopten decisiones realmente por consenso porque solo así, mediante el consenso y la unidad de acciones, podremos vencer inercias y resistencias naturales a todo proceso de justicia y de verdad”.

Para ello, la Comisión para el Acceso a la Verdad, el Esclarecimiento Histórico y el Impulso a la Justicia, de la mano con la Secretaría de Defensa, llevará a cabo un plan de trabajo basado en cinco puntos.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Estos se resumen en la investigación dentro de las instalaciones del Campo Militar No. 1, la revisión de archivos y documentos; realizar entrevistas y testimonios de personal de la Sedena que cuente con información referente a los hechos; consultar los casos individuales sobre las presuntas violaciones de derechos humanos; y como último lugar recoger testimonios de las víctimas.

Luego de que este miércoles se iniciaran los trabajos para intentar esclarecer los delitos cometidos por militares durante el periodo conocido como la Guerra Sucia, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) manifestó su preocupación por el trato igualitario que se pretende dar a soldados y víctimas.

El día de ayer, el gobierno federal autorizó la apertura de archivos militares correspondientes a los años de 1965 a 1990, período que comprende la llamada Guerra Sucia y con lo cual se pretende esclarecer qué sucedió y así las víctimas y sus familiares puedan acceder a la reparación integral de los daños y al derecho a la memoria.

Te puede interesar:Segob pide a la FGR reabrir 245 casos de la Guerra Sucia

En su posicionamiento sobre el caso, la CNDH ve como “preocupante” que las autoridades pretendan equiparar a las víctimas de violaciones de derechos humanos, con los militares, a quienes se les acusa de haber cometido algunas de las vejaciones referidas.

“Nos preocupa que, tratándose de una investigación sobre violaciones graves de derechos humanos cometidos por el Estado a través de miembros del Ejército, se pretenda equiparar a las víctimas de esas violaciones con los soldados que cometieron esas violaciones y que, si bien pudieron haber caído en esas acciones, de modo alguno pueden tener el mismo tratamiento de quienes sufrieron vejaciones, detenciones arbitrarias, violaciones graves, ejecuciones extrajudiciales, desaparición forzada, tortura, etc.” apuntó.

Ejército debe aceptar sus errores

Desde el punto de vista de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos sería más honroso para la integridad del cuerpo militar reconocer dichas violaciones, pues “reafirmaría su esencia popular y reformaría su compromiso con la transformación que vive actualmente el país”.

Al respecto, la CNDH reiteró la necesidad de que las autoridades del Estado tomen las medidas necesarias para el pleno esclarecimiento de los hechos ocurridos durante la llamada Guerra Sucia, y de esta manera se construya una relación cercana y empática con las víctimas y colectivos de víctimas.

“Donde se adopten decisiones realmente por consenso porque solo así, mediante el consenso y la unidad de acciones, podremos vencer inercias y resistencias naturales a todo proceso de justicia y de verdad”.

Para ello, la Comisión para el Acceso a la Verdad, el Esclarecimiento Histórico y el Impulso a la Justicia, de la mano con la Secretaría de Defensa, llevará a cabo un plan de trabajo basado en cinco puntos.

➡️ Suscríbete a nuestro Newsletter y recibe las notas más relevantes en tu correo

Estos se resumen en la investigación dentro de las instalaciones del Campo Militar No. 1, la revisión de archivos y documentos; realizar entrevistas y testimonios de personal de la Sedena que cuente con información referente a los hechos; consultar los casos individuales sobre las presuntas violaciones de derechos humanos; y como último lugar recoger testimonios de las víctimas.