Sector minorista: frente a nuevas perspectivas y tendencias
Sector minorista: frente a nuevas perspectivas y tendencias | Fuente: El Economista

No podemos negar que 2022 presenta retos muy importantes para el sector minorista a nivel global y en nuestra región. En primer lugar, la incertidumbre económica –causada, primero, por la pandemia y, después, por el conflicto bélico entre Rusia y Ucrania–, la cual ha incrementado los niveles inflacionarios y desestabilizado las cadenas de suministro en todo el mundo.

Por otra parte, las personas nacidas entre 1996 y 2012 (conocidas como “generación Z”),quienes hoy incursionan al mercado laboral y como consumidoras para el sector minorista, están escalando en la agenda temas de digitalización, así como de conciencia social y ambiental, por lo que el impulso de la diversidad, la equidad y la inclusión es ya una necesidad de negocio.

Además, la relación entre las empresas y los(as) profesionales está evolucionando rápidamente, al tiempo que cada parte busca la mejor satisfacción de sus necesidades: la competencia por el talento calificado crece y está llevando a niveles récord la rotación de personal; asimismo, el uso de robots e inteligencia artificial en automatizaciones administrativas es una realidad en nuestro mercado, que demanda soluciones para una gestión eficiente.

En medio de este contexto, si nos enfocamos en el mercado mexicano, nuestras encuestas nos indican que los(as) consumidores, actualmente, se sienten más seguros(as) al realizar la mayoría de sus actividades diarias, incluyendo salir a una tienda o a un restaurante, pero, a pesar de esto, muchos(as) siguen mostrando cierta preocupación acerca del regreso a sus lugares de trabajo, de manera que la preferencia por trabajar desde casa, la mayor parte de la semana, se mantiene alta.

Los niveles de penetración del comercio electrónico en México permanecen altos, sobre todo entre los(as) consumidores(as) de ingresos elevados y la gente joven; incluso algunas categorías de productos han alcanzado, en canales digitales, números de venta similares a los observados en otros países que, antes de la pandemia, estaban mejor posicionados en este aspecto.

En estas circunstancias, ¿qué tendencias globales del sector minorista están teniendo, este 2022, un impacto importante en nuestro mercado? En Deloitte, hemos identificamos las cinco más relevantes:

  1. La generación Z comienza a gastar: esto implica el fortalecimiento de los canales ligados a redes sociales; así como el rediseño de la experiencia en tienda, considerando interacciones digitales e incluyentes.
  2. La adopción digital en el negocio y exploración de productos/experiencias digitales y el metaverso: la transformación digital ya no se limita a los procesos comerciales, sino que también abarca los procesos administrativos/financieros, la cadena de suministro y los recursos humanos. Asimismo, se exploran nuevos medios de pago, incluyendo las criptomonedas.
  3. La eliminación de fricciones y mayor agilidad en la experiencia de compra: se impulsan las tiendas sin cajeros (como las cajas de autoservicio y las tiendas automatizadas) y se realizan entregas ultrarrápidas (en menos de 15 minutos).
  4. Negocios circulares: se priorizan los círculos virtuosos, en los que la transparencia y la rastreabilidad se vuelven fundamentales para el cumplimiento de promesas ambientales; y se generan oportunidades de crecimiento ligadas a negocios cuyo reúso y reciclaje son preferidos por los consumidores (incluso se paga un premio por una estrategia adecuada). En este punto, destaca el mercado de reventa de ropa, que crece mucho más rápido que el mercado detallista tradicional.
  5. Sinergias entre detallistas y otras empresas: se crea, de esta manera, diferenciación en el mercado, atacando los problemas más grandes de nuestra sociedad, y buscando, entre otros temas, la inclusión y la alineación a un propósito común con los clientes.

Todos estos aspectos deberán estar a la vista dentro de cualquier estrategia que se desarrolle para impulsar las ventas minoristas, pues en ellos no solo está la oportunidad de consolidarse en el mercado actual, sino también de apalancar su futuro y sacar el mejor provecho para el sector. 

Por Manuel Ostos, Socio Líder del Sector Detallista de Deloitte Spanish Latin America.

Sector minorista: frente a nuevas perspectivas y tendencias