Lucha contra inflación continuará más de lo anticipado
Lucha contra inflación continuará más de lo anticipado | Fuente: El Economista

Para el próximo año, el endurecimiento de la política monetaria por parte de la Fed continuará sin importar que los niveles en la tasa de fondos federales se consideren altos

 

El miércoles pasado, en línea con lo esperado por la mayoría del consenso de mercado, el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) de la Reserva Federal (Fed) tomó la decisión, de manera unánime, de aumentar la tasa de fondos federales en +75 p.b. para ubicarse en un rango de 3-3.25 por ciento.

Al interior del comunicado, se mencionó que los principales indicadores de gasto y producción apuntan a un crecimiento moderado. Asimismo, se hizo mención que, en meses recientes, las ganancias en el mercado laboral han sido robustas y la tasa de desempleo se ha mantenido baja. No obstante, la inflación continúa en niveles elevados.

Este fue el tercer aumento de la misma magnitud en la tasa de fondos federales de forma consecutiva. Lo anterior debido a que la inflación en general, a pesar de presentar señales de moderación—al ubicarse en niveles anuales de 8.5 y 8.3% en julio y agosto, respectivamente— aún continúa elevada. Además, preocupa el comportamiento del componente subyacente, el cual excluye los elementos más volátiles, que no ha parado de incrementar mes con mes.

Por otro lado, es importante mencionar que el FOMC actualizó sus proyecciones económicas las cuales difirieron sustancialmente a las publicadas anteriormente en junio pasado. En ellas, resaltó un importante recorte en el crecimiento real esperado en el PIB para finales de 2022; así como para 2023.

Adicionalmente, destacaron los estimados de la inflación general para 2022 y los próximos tres años. En todos los casos, estimaron niveles más elevados a los previamente publicados, así, resalta que el FOMC pronostica que alcanzaría su objetivo de una tasa de inflación de largo plazo alrededor del 2% hasta el 2025.

Lo anterior genera dudas acerca de la efectividad de las herramientas con las que cuenta el órgano central para hacer frente a la inflación. Como hemos mencionado, debido a que los elevados niveles en el índice de precios se deben, principalmente, a choques de oferta y, en menor medida, de demanda, incrementos en la tasa de fondos federales no generarán que cese la inflación en el corto plazo, sino que la estrategia de los bancos centrales es anclar las expectativas de inflación de mediano y largos plazos.

En cuanto a la trayectoria esperada de la tasa de fondos federales, aún continúa existiendo incertidumbre respecto a cuál será el rango de cierre para finales de 2022, ya que la mayoría de los miembros vislumbran un nivel de 4.25-4.50% para el cierre del año; sin embargo, otro gran número de miembros pronosticaron que termine el año en un rango de 4.-4.25 por ciento.

Además, cabe señalar que, para el próximo año, el endurecimiento de la política monetaria por parte de la Fed continuará sin importar que los niveles en la tasa de fondos federales se consideren altos, lo que confirma la posición y compromiso del órgano central: sacrificar el crecimiento económico a fin de hacer frente a la desafiante inflación.

Dadas las actuales condiciones, es natural suponer que, en adelante, los aumentos en la tasa serían de, por lo menos, 50 p.b., los cuales tendrán que ser distribuidos en las dos reuniones restantes del año.

De esta manera, estimamos que el rango de la tasa de fondos federales se ubicaría hacia finales del 2022 en un nivel de 4.25-4.50 por ciento. Instando que esta contracción monetaria se realizaría en aras de mantener ancladas las expectativas de inflación.

Ahora bien, contextualizando dicho escenario al nacional, si bien el consenso está fuertemente sesgado a un alza de 75 pb para el próximo 29 de septiembre, no se puede descartar tajantemente una magnitud mayor en el aumento en la tasa de referencia por parte de Banco de México. En México la inflación no ha dado señales de desaceleración, por el contrario, continúa incrementando lectura tras lectura desde agosto de 2021.

Finalmente, varios han sido los comentarios de una tímida respuesta por parte de Banxico, sugiriendo que los incrementos deberían ser de 100 pb, sin embargo, consideramos que, el actuar de la autoridad monetaria ha sido adecuado, procurando diferenciales atractivos y dando la señal de compromiso. Lo realmente desafiante y que pondrá de manifiesto el deber del Banco con su mandato será la prolongación de altos niveles en la tasa hacia el próximo año ya que, como se sabe, altos niveles en la tasa están asociados con un menor dinamismo económico. Sin embargo, Banxico tendrá que proclamar su autoridad con el fin de cumplir a cabalidad su mandato de mantener una inflación baja y estable anteponiéndolo a potenciales presiones políticas.