AMIA: transición a la electromovilidad requiere de incentivos

La AMIA se sumó a la estrategia gubernamental de política industrial para desarrollar la transición hacia la electromovilidad, aunque advirtió sobre la necesidad de los estímulos fiscales y no fiscales para promover el uso y adquisición de vehículos eléctricos e híbridos.

AMIA: transición a la electromovilidad requiere de incentivos
Foto: Archivo AP | Fuente: El Economista

La Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) se sumó a la estrategia gubernamental de política industrial para desarrollar la transición hacia la electromovilidad, aunque advirtió sobre la necesidad de los estímulos fiscales y no fiscales para promover el uso y adquisición de vehículos eléctricos e híbridos.

Una vez que la industria automotriz fue considerada como un sector estratégico dentro de la política industrial como potenciales del crecimiento económico, el organismo privado que encabeza José Zozaya destacó el compromiso de las empresas para continuar integrando tecnologías y soluciones en favor del sector automotriz y para construir una transición a la electromovilidad tanto a nivel nacional como global.

A través de un comunicado, la AMIA expresó que se tiene el compromiso anunciado recientemente por el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador para combatir el cambio climático, que implica que el 50% del total de los vehículos producidos en el país en 2030 serán cero emisiones.

Para alcanzar estos objetivos es necesario desarrollar una política pública coordinada transversalmente en la Administración Pública, que promueva la transición acelerada hacia la electromovilidad en el país”, planteó la AMIA.

Sin embargo, resaltó que la política debe “contemplar el otorgamiento de incentivos a las empresas para producir vehículos como los híbridos eléctricos, híbridos eléctricos conectables, eléctricos y de celdas de hidrógeno; así como incentivos y estímulos fiscales y no fiscales para promover su uso y adquisición, el desarrollo de infraestructura de recarga y la creación de un marco legal y normativo adecuado”, demandó.

El organismo que representa a los fabricantes, importadores y comercializadores de vehículos ligeros establecidos en México “trabajaremos de la mano de los actores que determine el gobierno como responsables de poner en marcha la estrategia de transición hacia la electromovilidad”.

Tras el anuncio de la secretaria de Economía, Tatiana Clouthier de la iniciativa “Rumbo a una política industrial”, la AMIA reafirma su disposición a trabajar en conjunto en el fortalecimiento de sectores industriales tan relevantes para la economía del país como el automotriz.

En ese contexto, abundó, ratificamos la necesidad de una estrategia coordinada de electrificación y movilidad sustentable integral.

De acuerdo con información de la dependencia federal, la industria automotriz tuvo un aumento del 73% en la generación de empleos en la última década, mientras que por su nivel de manufactura se coloca como el séptimo productor mundial de autos ligeros y primer exportador de tractocamiones en el mundo.

La AMIA mencionó que su dinamismo responde sobre la importancia de que el gobierno mexicano impulse el desarrollo científico y tecnológico con el aumento de la producción de vehículos cero emisiones y su cadena de valor.

AUTOS ELECTRICOS