Apagón eléctrico
Apagón eléctrico | Fuente: El Economista

Ayer 22 de junio se registró un mega apagón en la Península de Yucatán.

La interrupción del servicio de electricidad afectó, de acuerdo con las cifras de la Comisión Federal de Electricidad (CFE),a 1.3 millones de usuarios, en Campeche, Quintana Roo y Yucatán.

La causa, según la propia CFE fue el accidente que tuvo un trabajador que estaba realizando trabajos de mantenimiento.

Los últimos reportes señalan que el trabajador se encuentra hospitalizado y estable.

La interrupción del servicio de luz también afectó los servicios de internet y telefonía móvil.

El percance fue debido a “la salida de líneas de transmisión en 400 Kv”, detalló la división peninsular de la CFE en un comunicado.

Esa falla ocasionó que seis líneas de alta tensión afectaran a las tres entidades, cifra que representa el 62% de los usuarios totales que se encuentran en esa región.

De acuerdo con la explicación oficial el apagón se debió a un accidente. Sin embargo, los especialistas en el tema de energía, señalan que los apagones recientes se originan en un problema estructural en el sistema eléctrico.

Específicamente, se explica por la falta de inversiones en las líneas de transmisión y distribución de energía eléctrica en el territorio nacional.

El de ayer es el tercer apagón que se registra en el país en este año.

De acuerdo con el conteo de Víctor Ramírez, vocero en Plataforma México Clima y Energía, los tres apagones que se han registrado, incluido el de ayer, son: 1.- El del 27 de Mayo, en la península de Yucatán;, 2.- el del 5 de junio, en Baja California y el 3.- el de ayer 22 de junio en la península de Yucatán.

El experto en energía advierte que en los tres casos, los apagones pudieron prevenirse  con proyectos que ya estaban en camino y se cancelaron. Así lo consignó en su cuenta de Twitter.

Desde hace tiempo, Ramírez venía advirtiendo de la inminencia de grandes apagones en distintas partes del territorio nacional, precisamente por la falta de inversiones en la red de distribución.

El consultor en energía, Pablo Zárate, a través de la misma red social refirió lo que recientemente publicó el Cenace, en el que señala que desde el año 2021 el “80% del año se estuvo en riesgo de  (apagones) ante el riesgo de una contingencia N-2”.

Desde 2017 –anota Zárate–  se identificó la necesidad de reforzar la red de transmisión.

El también colaborador de El Economista dice que la red de transmisión está cada vez más congestionada, pues prácticamente no ha crecido en este sexenio.

Desde el ámbito privado, los señalamientos tienen el mismo sentido. El gobierno mexicano, la CFE no ha aumentado ni en 1% la red de transmisión.

Es el cuello de botella no sólo para el eficiente funcionamiento del mercado eléctrico, sino para el desarrollo económico.

Si se mantiene ese cuello de botella están en riesgo los proyectos de inversión empresariales porque no tendrán el suministro del fluido eléctrico que requieren.

Será un obstáculo para lograr las inversiones en 10 parques industriales que se están planteando en el Corredor Transístmico, y las multimillonarias inversiones en Yucatán.

La pregunta es ¿por qué no se invierte en la red de transmisión eléctrica?.

Ojalá que el trabajador que tuvo el accidente, se recupere pronto. También es deseable que se superen los problemas estructurales.

Atisbos

POLÍTICA SOCIAL.- De no corregirse el diseño de los programas sociales, el financiamiento de los mismos será cada vez más difícil, al grado de que al cierre de la administración de Andrés Manuel López Obrador, el programa de pensiones para adultos mayores se convertirá en “un peligro” que amenaza con “tronar las finanzas públicas”.

La advertencia es de Máximo Ernesto Jaramillo-Molina, director del Instituto de Estudios sobre la Desigualdad (Indesig).

Para este año el programa Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores tiene autorizado un presupuesto de 238,000 millones de pesos (mdp),mientras que los otros programas sociales obtuvieron 200,000 mdp, lo cual deja ver el grado de compromisos económicos que tiene encima el gobierno federal.

 

Apagón eléctrico